Tras más de 40 días de confinamiento, por fin los niños han podido pisar la calle. Aire puro que hacía mucho tiempo no respiraban, aunque eso sí, con alguna mascarilla.