Este Club; con el corazón dolorido de quién acaba de perder a un amigo de forma repentina. Quiere utilizar estas líneas para despedirse, de una persona valiente, emprendedora, comprometida, incondicional, amable, bondadosa, con una extraordinaria capacidad de trabajo,… Y podríamos utilizar mil calificativos para describir a nuestro amigo Ismael y no habría ninguno negativo; porque él era un hombre positivo con una sonrisa siempre para regalarte.

Nuestro «Utillero», como a él le gustaba llamarse, seguro que ya tiene otro objetivo en mente, otra meta que superar, otro reto donde probarse. Porque Ismael era así, incansable.

No es fácil despedir a un amigo.

Entre la tristeza y el desconcierto de quién le cuesta digerir está dura noticia. Surge, en este club, un sentimiento de orgullo de haber podido disfrutar de tú compañía, de tu amistad y entrega de una figura irrepetible. De vestir la equipación que tú diseñaste y te esforzaste porque nos sintiéramos un equipo.

Te echamos de menos.